lunes, 27 de junio de 2016

SOY UNA ORGULLOSA MADRE DE UN HIJ@ CON AUTISMO AL 100%



Cuando me dieron el diagnostico de Agus, yo me sentí fatal, no sabia que íbamos a hacer, me deprimí, llore, todo era negro en mi vida. Hoy, a 4 años del diagnostico soy feliz. Soy feliz porque aprendí a aceptar a mi hijo con todo el equipaje que trae, que cada niño, con o sin autismo, neurotípico o no, trae el propio, mezcla de cosas de mamá y papá; Mezcla de cosas de otros familiares y propias.



Estoy orgullosa de ser la mama de Agustín Arias . Estoy orgullosa de mi Agustín, así que aprovecho este momento para pedirle a todo el mundo que no me miren con lastima!!! No me miren con tristeza porque yo no estoy triste por el hijo que Dios me dio!!! Soy feliz con el cada día, juntos podemos disfrutar de todo el tiempo que podemos. Si, es cierto que hay desafíos con un hijo con Autismo, pero no lo tienen también muchos padres de niños neurotípicos? Tengo un hijo que no tiene maldad, que no comprende el doble sentido, la mentira, no sabe que es el odio. Tengo un hijo que es el amor en su estado mas puro y es lo mas parecido a un ángel y saben que? ESTOY ORGULLOSA. Así que por favor, dejen de mirarme como a una pobrecita porque no lo soy! Soy afortunada de que Dios me confiara uno de sus ángeles y si pudiera elegir, lo volvería a tener, una y mil veces!!! Agustín, TE AMO con todo mi corazón!!! Pensé que yo podría enseñarte todo de la vida, pero sos vos el que tiene esa misión diaria para conmigo.



Hoy comprendo un poco mas del amor de Dios gracias a vos, así como yo te amo incondicionalmente, cuanto mas Dios nos ama a nosotros!!! Comprendo que mi amor por vos es infinito y al mismo tiempo, solo es una milésima parte de todo el amor que Dios nos tiene.



Quisiera no tener que escuchar nunca más la frase "es la mama del nene que tiene problemitas" o "salvo por ese nene que tiene problemitas, el resto de los niños de la familia son todos sanitos".



Mi hijo no esta enfermo, sépanlo. Es un niño como muchos otros, con desafíos distintos a los que estamos acostumbrados. Me convertí en una madre guerrera contra la incomprensión, la intolerancia de la sociedad, contra todo aquello que lo dañó y lo que podría causarle algún tipo de daño. Tengo tanto de guerrera como de amorosa, y ese amor, tiene nombre y apellido. Agustín Arias.



De: Laura Basualdo

No hay comentarios:

Publicar un comentario